jueves, 24 de noviembre de 2011

LA ESCLAVITUD DE LA ADICCIÓN SEXUAL

Actualizado 23 noviembre 2011
La esclavitud de la adicción sexual

                El tema es siempre de rabiosa actualidad, ya que los instintos tiran fuerte y no perdonan. La sexualidad, o se la ve desde la condición de seres humanos, o nos puede convertir en bestias. Muchos no quieren entenderlo, y desbocados se lanzan a un abismo que no es tan natural como nos quieren hacer ver. Cuando eludimos unos principios éticos y morales, y dejamos suelta la voluntad, nos enfrascamos en un relativismo que nos lleva a cualquier puerto, da igual, porque al no tener metas ni programas de vida, la humanidad enloquece. Decía un pensador francés: “La humanidad se ha ido de vacaciones”. Todo se puede convertir en una diversión, incluso lo más sublime y sagrado.
He leído un artículo de Luis Ignacio Batista que me ha gustado por la claridad con que denuncia la esclavitud de la adicción sexual. Lo ofrezco íntegro al lector por si le aclara algunas ideas:
La cuestión de la adicción sexual es un problema más duro y extendido de lo que parece. Se cree que la así llamada «liberación sexual», más que libertad, acarrea una ávida esclavitud porque, como bien dice el psicólogo Miguel Ángel Fuentes, «en el plano de la sexualidad, siendo tan fundamental el instinto sexual y tan intensos los placeres que produce, un comportamiento desordenado es potencialmente adictivo» («La Trampa Rota», p. 41). Ese comportamiento desordenado es justamente en lo que ha promovido la liberación sexual.
¿Por qué decimos que acarrea adicción algo que es lo más natural como la práctica sexual? Tomemos en primer lugar una definición de adicción:
«Es un estilo de conducta en el que los modos de pensar y sentir de un individuo, o sus relaciones con los demás, manifiestan claramente que la persona ha perdido el control de su comportamiento, a pesar de haber intentado frenarlo con poco, o ningún, resultado positivo» (J. Harvey, «The Truth about homosexuality», p. 143).

Quien se dedica a dar rienda suelta a su instinto sexual y alimentarlo de mil maneras diferentes –miradas, pensamientos, pornografía, etcétera– no hace más que ir arraigando hábitos de placer que conforme pasa el tiempo son más difíciles de satisfacer. A esto se le conoce como la ley del contraste (cf. R. Lucas, «El hombre espíritu encarnado», p. 30): al satisfacer un placer, el siguiente debe superar el nivel de placer del anterior.
De este modo, según indican los expertos en estos temas, el adicto sexual busca más placer al punto de ir aumentando las «actividades sexuales», la frecuencia de éstas y, todavía más peligroso, la intensidad al agregar otro tipo de actividades más riesgosas.
De esta manera, un placer tiene que ser mayor que el anterior. Obviamente esto es insostenible porque, como humanos, tenemos límites. Y en casos extremos se llega a terribles atrocidades como el sadomasoquismo sexual. Como dice la definición que dimos más arriba, la adicción hace que se pierda paulatinamente el control sobre el cuerpo.
Esto se puede ver con más claridad en los niveles de adicción que diversos expertos han evaluado. Los transcribimos tal cual aparecen en un estudio de Miguel Ángel Fuentes:
Primer nivel: adicción a formas de lujuria solitaria. Aquí pueden comprenderse todos los comportamientos que impliquen un uso solitario y adictivo del sexo; puede darse, por ejemplo, a modo de:
Adicción al romance sexual imaginario, fantasía erótica (pensamiento y deseo).
Adicción a la masturbación.
Adicción a la pornografía (o voyeurismo en primeros grados). Me refiero a la pornografía hetero y homosexual que todavía no ha llegado al grado de perversión (a diferencia de la que indicaremos en los últimos niveles de esta escala).
La vida de quienes entran en el negocio de la pornografía como objetos (dejándose fotografiar o filmar en situaciones degradantes) queda marcada para siempre. El consumidor de pornografía es cooperador en la corrupción de estas personas (sin quitar la responsabilidad de los que venden sus cuerpos a las miradas ajenas).
De todos modos, la inmensa mayoría de los adictos a la pornografía son inconscientes de esta carga de sufrimiento que imponen a otras personas, por eso lo distinguimos del voyeurismo parafílico (quinto nivel).
Segundo nivel: adicción a diversos modos de contacto sexual sin fines de lucro. Podemos enumerar:
Adicción a la fornicación.
Adicción a conversaciones eróticas (personales o telefónicas).
Adicción al «chateo» con fines sexuales.
Tercer nivel: adicción al sexo mercantilizado. Pagar por el sexo implica la ruptura de nuevas barreras, incluyendo a menudo la aceptación de graves riesgos de contraer y difundir enfermedades de transmisión sexual.
Adicción a la prostitución.
Adicción al uso de líneas telefónicas calientes (adicción sexual auditiva).
Cuarto nivel: adicción a comportamientos homosexuales (este nivel es muy criticable, ya que hay personas que viven experiencias homosexuales en todos los niveles, porque lo son desde muy temprana edad, así como las hay sin este tipo de experiencias. No obstante, la tendencia a buscar mayores y nuevos placeres en un adicto, hace que exista una inclinación «lógica» a caer en actos homosexuales, en ese proceso adictivo. Por eso, este punto hay que tomarlo con cierta cautela):
La adicción dentro de la homosexualidad: no todo comportamiento homosexual es adictivo; pero un cierto porcentaje de las personas con conductas homosexuales son adictos. «La conducta sexualmente compulsiva, altamente imprudente, y con riesgo de la vida, en un gran porcentaje de homosexuales indicaría la presencia de un desorden adictivo en estos individuos», dice un psiquiatra.
Con mayor razón debemos indicar las adicciones a comportamientos homosexuales de alto riesgo (de modo particular el llamado «cruising» –las personas que se pasean buscando posibles compañeros sexuales ocasionales– .
Quinto nivel: adicción a comportamientos parafílicos. Al pasar al campo de las parafilias nos colocamos ante psicopatologías más severas. Las señalo aquí en la medida en que las adicciones, juegan un importante rol entre sus características; además, muchos de los que llegan a este punto de trastorno psicológico han pasado primero por algunos de los estadios anteriormente indicados.
Podemos indicar, entre otros: exhibicionismo, fetichismo, frotteurismo, pedofilia, masoquismo sexual, sadismo sexual, fetichismo transvestista, voyeurismo (cf. «La trampa rota», p. 84).
Siempre se empieza por algo sencillo y luego la cosa va creciendo insaciablemente. Las consecuencias más nefastas se dan, desde luego, en quienes llegan al último nivel. En los recientes años estos problemas han ido en crecimiento. Y, mientras aparecen nuevas maneras de querer ver la sexualidad de modo positivo, nos encontramos con situaciones cada vez más perniciosas.
Es la prueba más evidente de que la «liberación sexual» es un eufemismo que está desgarrando a nuestra sociedad. Con toda razón la podemos decir que esa enseñanza de «liberar al sexo» es un fracaso pedagógico, un fracaso social. Y para colmo… internacional.
De ninguna manera el pensamiento cristiano está contra la sexualidad. No puede estarlo porque sería una aberración. El sexo lo ha puesto Dios en el ser humano, como también en los animales, con una finalidad concreta. Lo que pervierte la sexualidad es el uso indebido, y muchas veces vicioso, de esta dimensión del ser humano. El origen de la esclavitud de las mujeres públicas está en el vicio que tiene  esclavizados a un sinfín de hombres. ¿Quién tiene más culpa de esta lacra? Creo que está claro.
Juan García Inza

sábado, 12 de noviembre de 2011

ABUSOS A MENORES. CAUSAS Y POSIBLES SOLUCIONES (1)



He leído con interés el artículo sobre la pederastia que

publica el Profesor José María Pardo, de la Facultad de

Teología de la Universidad de Navarra, en la revista SCRIPTA

THEOLOGICA / VOL. 43 / 2011 / 297-321, de esa Facultad

. La amplitud del mismo nos obliga a ofrecer un resumen del

mismo en más de una entrega que, debido a la importancia

del tema trataré de facilitar al lector los párrafos más

esenciales.

Resumen: El presente artículo analiza tres posibles

causas de los abusos a menores: 1. Factores ideoló­gicos, en

concreto la secularización de las creencias y de los

comportamientos; 2. Abuso sustitutivo: pederastia como fruto

de una conducta incontinente desordenada; y 3. Pederastia

parafílica: fruto de un trastorno de la sexualidad. Una vez

diagnosticado el origen de estos tristes incidentes, se ofrecen

algu­nas indicaciones para su prevención. Sólo la restau­ración

de la moralidad de las costumbres, de la vida espiritual y de la

verdad integral sobre la persona humana podrá superar este

problema grave que flagela la sociedad..

Fuente: SCRIPTA THEOLOGICA / VOL. 43 / 2011 / 297-321


El abuso a menores es un problema global que afecta también a algunos ministros de la Iglesia Católica . El por qué se llega a este triste comportamiento se analiza en el siguiente apartado. Por último, una vez diagnosticado el origen del problema, se está en condicionas de prevenir y superar esta lacra que corrompe la sociedad

1. UN PROBLEMA GLOBAL
Resulta una ingenuidad, además de una injusticia, creer que la pederastia es un mal específico de la Iglesia Católica. Para muchos entendidos, la opinión pública se está centrando en el sector menos peligroso (ministros de la Iglesia católica). Esto no quita que los errores cometidos por responsables eclesiásticos sean particularmente reprobables, dada la responsabilidad educativa y moral de la Iglesia..

En el periodo 1950-2002, trescientos cincuenta y dos sacerdotes de EE.UU. cometieron algún delito por abuso a menores. En ese mismo periodo de tiempo, fueron condenados 6.000 maestros o profesores de gimnasia, casi todos casados. Además, sólo en el año 2008, según el Informe Nacional de Es­tados Unidos sobre el maltrato de niños, se identificaron 62.000 autores de abusos de menores, mientras que no se tuvo en cuenta al grupo de sacerdotes por ser muy pequeño…

Los últimos datos facilitados por las autoridades competentes de Austria indican que, en el mismo período de tiempo, los casos señalados en institu­ciones vinculadas a la Iglesia eran 17, mientras que en otros ambientes eran 510. De los 210.000 casos de abusos a menores denunciados en Alemania des­de 1995, 94 corresponden a eclesiásticos, es decir, un 0,04%. Recientemente han surgido otros casos que nada tienen que ver con el clero católico, como los hechos ocurridos en la prestigiosa escuela Odenwald (Heppenheim, Ale­mania), donde se habla de entre cincuenta y cien casos desde 1971.

Recordemos que en julio de 2006 un tribunal de La Haya decidió que el partido pedófilo «Diversidad, Libertad y Amor Fraterno» (PNVD, siglas ho­landesas) no podía ser prohibido, ya que tenía el mismo derecho a existir que cualquier otra formación. Los objetivos de este partido político eran reducir la edad de consentimiento legal para mantener relaciones sexuales a los 12 años, legalizar la pornografía infantil, respaldar la emisión de porno duro en hora­rio diurno de televisión, y autorizar la zoofilia y las drogas. El partido se di­solvió el 15 de marzo de 2010

El problema del abuso a menores se extiende mucho más allá de la Igle­sia Católica. Por ejemplo, según UNICEF, 222 niños y adolescentes sufren abusos cada hora en América Latina. Se trata, pues, de un problema global.

Como señala Fortunato Di Noto -protagonista en la lucha contra la pederastia en Internet, y fundador de la Asociación Meter´, que desde hace más de veinte años lucha en primera línea a favor de la tutela de la infancia contra la pedofilia, la pornografía infantil y la explotación sexual-, la pedofilia es un crimen, pero también una extraordinaria maquinaria de hacer dinero, con una promoción propia que ronda los 15 millones de euros al año, con un total de más de 200.000 menores involucrados y abusados, entre los cuales se encuen­tran desde bebés de pocos días a niños de dos años.





Al margen de estos dolorosos sucesos, en el debate público actual llaman la atención varios aspectos. Por un lado, en ocasiones se mezclan los abusos se­xuales con castigos corporales, malos tratos o acoso sexual (por ejemplo, pelliz­cos o palmadas en las nalgas, besos o caricias sin motivo, tocamientos externos sobre la ropa o mostrar fotos o imágenes pornográficas sin más). Por otro lado, al centrarse en los abusos cometidos en el ámbito católico-eclesiástico, se olvi­da que los ámbitos en los que suceden la gran mayoría de los abusos son otros:
1. La propia familia. Según distintos estudios, entre el 10 y el 20% de la población infantil ha tenido experiencias de abuso sexual en la in­fancia. A nivel general, la mayoría de los agresores son figuras paternas y miembros de la familia, seguido por personas relacionadas con las víc­timas: profesores, monitores, entrenadores, etc."

2. Tráfico y turismo-prostitución sexual de menores. En un Informe de la Organización Mundial de la Salud se indica que, en el año 2002, en el mundo se podía estimar en cerca de 150 millones de niñas y 73 millo­nes de niños obligados a diversas formas de abuso en el ámbito sexual. Por otro lado, según la OIT (Organización Internacional del Trabajo), el 20% de los viajes internacionales se hace con fines sexuales, y el 3% son de pedófilos que buscan tener sexo con niños. Al año son tres millones quinientos mil pedófilos que hacen turismo sexual, especialmente de paí­ses como Estados Unidos, Alemania, Francia, Holanda y España.

3. Pornografía infantil (impresa y en Internet). La relatora de la ONU sobre venta, prostitución y pornografía infantil, Najat M´jid, es­tima que existen 4 millones de sitios webs con contenidos pornográficos que exponen a niños, y que este negocio puede tener unas ganancias anuales de unos 20.000 millones de dólares Uno de los grandes pro­blemas para detener esta marea negra, que avanza sin cesar, es que no está penalizada en muchos países. Según la relatora, entre los años 2003 y 2007 se cuadruplicó el número de imágenes de explotación sexual de niños.






¿Por qué se producen los abusos?
En principio puede sorprender que personas adultas, escogidas, supues­tamente bien formadas y con una profesión de entrega humana y espiritual a los demás -en este caso niños- puedan obcecarse y pervertir su misión hasta el punto de abusar sexualmente de los propios encomendados.

Pero cuando se analizan los motivos que han podido llevar a un eclesiás­tico a realizar los abusos, aparecen factores personales (inmadurez emocional, disfunciones de personalidad, déficits de formación, distorsión de la entrega, etc.) y situacionales (soledad, falta de apoyo y supervisión, nula gratificación, aislamiento, etc.), sin que supongan la más mínima justificación, pueden ayudarnos a comprender, a reconducir en muchos casos y, sobre todo, a pre­venir tales comportamientos.

- Factores ideológicos

En la Carta a los católicos de Irlanda (19 de marzo de 2010) el Papa Benedicto XVI señala que el desconcertante problema del abuso sexual a menores se debe intentar comprender desde el “debilitamiento de la fe” y desde la “pérdida de respeto por la Iglesia y por sus enseñanzas”.



El autor considera que ese debilitamiento de la fe y esa pérdida de respeto a la Iglesia es fruto de la secularización de las creencias y de los comportamientos como consecuencia de la revolución de finales de los años 60 del siglo pasado.

También en la Iglesia hubo un 68 como en el mayo francés. Y en esta “revolución” interna, se experimentó una fuerte oposición a la Encíclica “Humanae vitae” de Pablo VI, que defendía la vida y el resto uso de la sexualidad. En esta oposición estaban involucrados teólogos y hasta miembros de la Jerarquía.

Había una fuerte corriente de liberación sexual que afectaba a amplios sectores de la sociedad, y salpicaba también a sectores eclesiásticos. El celibato empezó a resultar molesto y casi antinatural para algunos. No lo entendían muchos, y aún siguen algunos sin entenderlo.

El autor cita a Alice Schwarzer, abanderada alemana del feminismo extremo, que en una editorial de la revista Emma, afirma: “El abuso sexual de niños no es una invención de sacerdotes católicos; y no tiene nada que ver con el celibato (…) La amarga protesta de las mujeres contra la violación de mujeres y niños no tenía posibilidad alguna contra el liviano espíritu de los tiempos de la revolución sexual… Algunos llevaron la promiscuidad hasta el punto de exigir el amor libre con niños y niñas, con personas del mismo sexo o con animales.



- Abuso sustitutivo

Los escándalos de abusos sexuales en la Iglesia católica han reabierto el debate sobre el celibato:... ¿Es el celiba­to la causa de los desórdenes en materia sexual de algunos sacerdotes y reli­giosos?

Si se compara la Iglesia católica de EE.UU. con las principales iglesias protestantes, se descubre que la presencia de pedófilos es -según las distintas iglesias de dos a diez veces más alta entre los pastores protestantes que entre los sacerdotes católicos. Este dato no es definitivo, pero al menos muestra que el problema necesariamente no es el celibato, pues la mayor parte de los pas­tores protestantes están casados". Además, sólo el 0,0075% de los sacerdotes católicos del mundo está implicado en este tipo de delitosJS.

Algunos sostienen que el celibato podría estar en el origen de determi­nados desequilibrios psíquicos y, entre ellos, de comportamientos pedófilos.

Lo primero que hay que señalar es que los problemas psicosexuales -de los que se hablará en el siguiente apartado- se suelen fraguar en el periodo de la infancia y comienzo de la adolescencia. No son, por tanto, consecuencia de una decisión de vida llevada a cabo bastantes años más tarde.

El desarrollo psicosexual es un proceso sumamente complejo, en el que intervienen diversos factores, y nunca de forma aislada. Entre ellos destacan las pautas de crianza y educación, la dinámica familiar, el contexto socio-cultural, los mensajes sociales sobre la sexualidad, y los hechos o sucesos concre­tos que han rodeado la vida de la persona. Una religiosidad bien vivida, supo­ne una protección frente a algunos de los factores adversos en el desarrollo psicosexual. El celibato libremente asumido y sólidamente fundamentado no sólo no tiene relación con el origen de estos problemas, sino que es un índice de madurez psicosexual

En definitiva, un importante número de especialistas en psicología y psi­quiatría niega que los abusos cometidos por clérigos y religiosos tengan su ori­gen en el celibato.


Pero el celibato puede perjudicar la salud si se vive inadecuadamente. Por eso, no se puede explicar sin el fenómeno de la fe; no se puede entender ni vivir fuera de una intensa relación de amor con Dios". En definitiva, sin una visión trascendente de la vida´2. El varón que opta por el celibato renuncia a una mu­jer y a tener descendencia porque el objeto de su amor va más allá tic una per­sona concreta; es un amor abierto a Dios, que se realiza en todo ser humano

Cuando un hombre célibe no cultiva una intensa relación con Dios y, por Dios, de servicio a los demás, humanamente se marchita, no aguanta, la viven­cia de sus virtudes pierde su sentido. Alguien que ha entregado completamen­te su vida desde esta perspectiva sobrenatural empieza a desmoronarse cuando comienza a buscarse a sí mismo o a realizarse egocéntricamente; cuando el ser­vicio y la obediencia no se integran en la llamada divina. Normalmente los problemas relativos a la castidad son propios de personas que dedican dema­siado tiempo a sí mismos; Dios comienza a desaparecer de su horizonteJ4.

También es importante que un hombre célibe sepa qué es una mujer y cómo relacionarse correctamente con ella. Demasiada intimidad y apertura puede conducir fácilmente a una situación de bloqueo".

El impulso sexual (erótico) está presente en todas las personas. Cuando la persona célibe lo siente, debe superarlo, integrándolo en su compromiso de amor, como también lo hace el no célibe cuando le conviene (por ejemplo, un marido que siente atracción por otra mujer). La capacidad de moderar el ins­tinto sexual y de humanizarlo se denomina virtud de la castidad

Ciertamente, nadie se incorpora al Seminario sólo con el propósito de vi­vir el celibato. Esa renuncia, que sin duda lo es, está al servicio de una mayor libertad para amar a Jesucristo y servir a la Iglesia y a los fieles. La abstinencia de las relaciones sexuales tampoco supone que el sacerdote niegue su sexuali­dad, sino que la vive con libertad dentro de un estilo de vida que debe estar lleno de sentido trascendente". Estilo de vida que sin duda puede verse afec­tado´ por la falta de apoyo de los que le rodean, la ausencia de una orientación espiritual regular, el descuido de la vida espiritual o el mal ejemplo de otros sacerdotes de su entorno que llevan una doble vida.

* * *
Hasta aquí la pederastia como fruto de una conducta incontinente de­sordenada, es decir, como simple satisfacción de los instintos sexuales.

En el siguiente apartado se presentará la pederastia, o abuso sexual con ni­ños, como fruto de un trastorno de la sexualidad (personas con una tendencia- adicción patológica).

domingo, 30 de octubre de 2011

¿DE QUE TE QUEJAS?



Actualizado 30 octubre 2011
¿De qué te quejas?

Es verdad que hay muchísimos problemas. Millones de personas no tienen trabajo. Familias enteras viviendo de la Providencia divina. Muchas víctimas de la violencia. Desorientación doctrinal. Mucha falta de esperanza ante un día a día malo y un futuro oscuro… Y ante todo este panorama son muchos los que se quejan. Pero no hablo de estos atormentados por el panorama tan desolador que les agrede el alma.

Yo hablo de aquellos que se quejan sin razón. Los que se quejan de vicio, por sistema. Los que parece que no están conformes con nada. Todo les parece poco. Y no miran a su alrededor para ver las auténticas miserias que le rodean, o las carencias que algunos viven sin perder la paz y la alegría.

Al contemplar este vídeo que ofrezco al final, no dejaba de asombrarme hasta qué punto es capaz una persona, con fe y optimismo, lo que la naturaleza le ha negado. Un joven sin piernas y sin brazos, y sin embargo vive con ilusión, y trata de que los demás valoren lo que tienen y no se quejen egoístamente. Una buena lección para este tiempo de tanta carencia por un lado, y tanta abundancia por otro. A unos todo lo parece poco, y a otros lo poco le parece suficiente. Una buena oportunidad para meditar en mi propia vida, ver lo que tengo, lo que Dios me ha regalado, y saber superarme aceptando lo que me pueda faltar. Podemos recordar aquellas palabras de Jesús en relación con aquel agricultor que había tenido una gran cosecha, y dijo para sí: -Tengo riqueza para mucho tiempo. Comeré, beberé y me daré buena vida.- Y oyó una voz que le dijo: - Insensato, esta misma noche se te va a pedir la vida, lo que has almacenado, ¿para quién va a ser? Así le ocurrirá al que es rico para sí, pero no para Dios, dijo Jesucristo.

Si lloras por haber perdido el Sol, las lágrimas te impedirán ver las Estrellas (Rabindranath Tagore).

No dejes de ver este vídeo, y que cada cual saque sus consecuencias.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Pienso, luego ¿no existo?


Actualizado 23 septiembre 2011

                Es conocida la argumentación que hace Descartes en sus meditaciones acerca del pensamiento. Con el método de la “Duda metódica” llega a la conclusión que hay una cosa cierta: Si pienso es que existo. Y vemos que tiene razón, al menos en esta conclusión a la que llega. El pensamiento siempre ha sido la facultad más sublime del ser racional que es el hombre. Y un hombre que piensa es digno de toda consideración, y de escucharle cuando emite un juicio, aunque no lleve razón.
            Dicho esto debemos reconocer que para los enemigos de la libertad el pensamiento es un peligro. Los dictadores de toda la vida, y los regímenes socializante de pensamiento único, han intentado que el ciudadano piense lo menos posible, porque el pensamiento es peligroso. Un hombre que piensa es capaz de muchas cosas, y hay que evitarlo. Y ya desde los romanos, y hasta nuestros días, al pueblo hay que darle entretenimiento para que no tenga tiempo para pensar. El circo, las guerras, los pasatiempo, la diversión, el fútbol, los toros, la televisión, el ruido, la música, la velocidad, los artilugios electrónicos... Y ante esta perspectiva, el osado que se atreva a pensar está perdido, puede verse postergado al rincón de la ignorancia política o social, porque se escapa de la senda estrecha del pensamiento único elaborado por los pensadores oficiales.
            Y hay que reaccionar urgentemente contra esta corriente gregaria que pretende recluirnos a todos en esa mesnada del silencio de los corderos al servicio de un líder. Vivimos en un mundo superficial y frívolo. Nos quedamos en la corteza de las cosas y de los acontecimientos. Todo está pensado para que no pensemos. Buscamos formularios para salir del paso. Improvisamos. Nos da miedo el silencio. Enseguida lo llenamos de cosas, de juguetes para todas las edades. Nadie se escapa de esta epidemia. Nos cuesta la reflexión, la lectura pausada, el estudio, la meditación, la consideración espiritual... Tenemos la imaginación muy excitada, e invade todo nuestro interior de fantasmas.
            Hay que madurar para pensar, y al pensar seguimos madurando.  Y la madurez es fruto de un largo proceso, y a veces tarda en llegar. La adolescencia llega hoy hasta muy entrados en años. La personalidad del individuo está a merced del viento que sopla. Tal vez lleve razón en este sentido aquella expresión de Zapatero: La tierra es del viento. Pero del viento que provocan unos para movilizar a todos como su fueran marionetas.
            Los hombres debemos despertarnos del letargo en que nos encontramos. Dice Victor Frankl: El que ha educado a un niño, conoce ese momento en el que la persona se anuncia por primera vez; el que ha visto esto, conoce lo asombroso de ese primer momento, lo asombroso de la primera sonrisa del niño, cuando asoma algo que parece haber estado guardado (“El hombre doliente”, Herder, pág. 144. Citado por J.L. Lorda en “Humanismo. Los bienes invisibles”, Rialp).
            Este verano que ha terminado he sido testigo del gozo de unos padres al ver como su hija de un año, empezaba a dar sus primeros pasos sin que nadie le dijera nada. Con un andar dubitativo se dirigió gozosa a su padre, que era el que la ofrecía más seguridad. Y esto me hizo pensar que debemos caminar, aunque a veces nos caigamos, pero no tener miedo de ir por la vida siguiendo nuestros criterios, siempre arropados por los que me ofrecen la seguridad de la auténtica verdad. No caminar, no avanzar, no reflexionar es verse uno condenado a un infantilismo permanente. Y los hay en abundancia. A mi Tribunal Eclesiástico llegan muchos demandando la nulidad de su matrimonio por inmadurez afectiva y psicológica. Uno no se lo explica, pero muchos tienen razón. Andan jugando como niños sin pensar y buscar soluciones a los problemas, aunque sean intelectuales.
            Es muy saludable escuchar al que sabe más que yo. Como dice Lorda, el hombre se despierta, como la “Bella durmiente”,  con el beso de la palabra. La palabra, y sobre todo la Palabra de Dios debe llegar al fondo de nuestro ser y hacernos pensar para sacar las conclusiones oportunas. Si no piensas estás renunciando a la parte más noble de ser humano, que es la razón. Y si piensas, aunque algunos te tachen de la lista, llegarás a ser un hombre culto, de criterio, con un peso específico que te sacará de la manada, del silencio de los corderos,  para introducirte en la familia, biológica o espiritual, como comunidad de vida y amor. Y esta es la solución para un mundo enfermo de gravedad.
            Los políticos tienen mucho que hacer en este campo si quieren que su tarea sea dignamente considerada. Traigo aquí alguna de las palabras pronunciadas por Benedicto XVI recientemente en el Parlamento Alemán:  La política debe ser un compromiso por la justicia y crear así las condiciones básicas para la paz. Naturalmente, un político buscará el éxito, que de por sí le abre la posibilidad a la actividad política efectiva. Pero el éxito está subordinado al criterio de la justicia, a la voluntad de aplicar el derecho y a la comprensión del derecho. El éxito puede ser también una seducción y, de esta forma, abre la puerta a la desvirtuación del derecho, a la destrucción de la justicia. “Quita el derecho y, entonces, ¿qué distingue el Estado de una gran banda de bandidos?”, dijo en cierta ocasión San Agustín.
            Pues de momento no quiero añadir nada más. Piensa, y existirás, a pesar de algunos.
Juan García Inza

martes, 26 de julio de 2011

Abuelos y nietos unidos en un amor mutuo

Abuelos y nietos: un vínculo de amor

La Página LaFamili.info publica un oportuno artículo dedicado especialmente a los abuelos y nietos, que por su interés reproducimos en el Blog, en este Día de los Abuelos.

En los abuelos está representada la historia familiar, son fuente de experiencia y de sabiduría para hijos y nietos. Por eso, resulta justo rendir un reconocimiento especial a estos seres maravillosos en el día en que la Iglesia Católica conmemora la festividad de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús.
“En el ritual del matrimonio se retoma una bendición de la Biblia y se les dice a los esposos: `Que sean padres fecundos y de reconocida virtud, y puedan ver a los hijos de sus hijos´. El ver a los `hijos de sus hijos´ forma parte de ese horizonte de plenitud que tiene la vida del hombre. En sus nietos, los abuelos ven la prolongación de la vida que ellos han engendrado. Hay una continuidad que marca el sentido espiritual de la condición humana. Esto tiene mucho que ver, además, con el sentido de la historia y la trasmisión de valores que son propios de la cultura del hombre y la sociedad. Hay un pasado que se hace presencia en la persona de los abuelos. La solidez de la raíz es garantía para el futuro de los hijos; su compañía es, por ello, una riqueza”.*Palabras de Monseñor José María Arancedo – publicado por AICA.
El disfrute del abuelo es la riqueza del nieto
En los abuelos está la representación más pura del amor filial, especialmente en el lazo que se forma con los nietos. Esta es una relación dotada de reciprocidad; ambos se nutren del amor que expresan. Los nietos se convierten en fuente de vida y les enseñan a los abuelos a ver con los ojos de la alegría y la esperanza.
Al mismo tiempo, los nietos experimentan una vivencia única con sus abuelos, es algo así como una amistad pero con alguien que le triplica en edad. Amistad que es posible dadas las condiciones, puesto que no está de por medio la labor educativa que sí pertenece a los padres, de esta manera queda el camino libre para que los abuelos se den el lujo de consentir responsablemente.
Beneficios educativos
Son muchos los beneficios educativos que trae consigo una relación cercana entre abuelos y nietos. Incentivar en los hijos el cariño por sus abuelos, les hará conscientes de lo valiosa que es la familia. Les servirá de ejemplo de vida, de sabiduría y experiencia. De la misma manera, les ayudará a interiorizar valores como el respeto, la solidaridad, la generosidad, entre otros.
Se dice además que una buena relación entre abuelos y nietos, hace que los niños comprendan mejor a sus padres, pues gracias a los abuelos, conocen cómo eran sus padres cuando tenían su misma edad.
Sea pues esta fecha, la perfecta ocasión para resaltar el meritorio papel de los abuelos en las familias, ha de ser una celebración en acción de gracias por su vida, por sus esfuerzos, por sus angustias, por sus preocupaciones, por su amor.
Y como tarea para los padres, está el propender por crear lazos fuertes y armoniosos entre sus hijos y los abuelos, además brindarles un trato en el marco del respeto, de la comprensión y del afecto.
Oración por los abuelos
Señor Jesús, tú naciste de la Virgen María, hija de San Joaquín y Santa Ana.
Mira con amor a los abuelos de todo el mundo. ¡Protégelos! Son una fuente de enriquecimiento para las familias, para la Iglesia y para toda la sociedad.
¡Sosténlos! Que cuando envejezcan sigan siendo para sus familias pilares fuertes de la fe evangélica, custodios de los nobles ideales, hogareños, tesoros vivos de sólidas tradiciones religiosas.
Haz que sean maestros de sabiduría y valentía, que transmitan a las generaciones futuras los frutos de su madura experiencia humana y espiritual.
Señor Jesús, ayuda a las familias y a la sociedad a valorar la presencia y el papel de los abuelos. Que jamás sean ignorados o excluidos, sino que siempre encuentren respeto y amor.
Ayúdales a vivir serenamente y a sentirse acogidos durante todos los años de vida que les concedas.
Amén. (Benedicto XVI).+
----------------------------------------------------------------

martes, 19 de julio de 2011

Las 7 reglas del diálogo conyugal



El verano es un buen tiempo para que los esposos dialoguen sin prisas. Es verdad que a veces en verano hay ruidos y desorden, pero hay tiempo “perdido” que se puede aprovechar para estrechar lazos, afianzar compromisos, revisar comportamientos, alimentar las ilusiones que nunca se deben perder, mirar los dos al infinito y volver a enamorarse... Que nunca quede al llegar septiembre la sensación de haber perdido el tiempo.

Pero, ¿cómo ha de ser el diálogo conyugal? El P. Nicolás Sckwizer propone estas siete reglas prácticas para que ahora ofrecemos, y que garantizan la renovación en el amor si se siguen de corazón. ¿por qué no hacer la prueba?



Para que el diálogo sea enriquecedor y fecundo, hay que cumplir determinados requisitos. Cada pareja, al poseer una identidad propia, tendrá que encontrar su manera peculiar. Existen, no obstante, determinadas reglas básicas. ¿Cuáles son estas reglas del diálogo conyugal? Se pueden resumir así: el diálogo conyugal, para que sea eficaz y creador, debe ser: humilde, paciente, simpático, cálido, oportuno, constante y renovado.




1. Humilde. La primera cualidad del diálogo es la humildad. No se debe avanzar hacia el otro hinchado por su propia perfección, seguro de lo definitivo de sus razones. No existe el cónyuge ideal, ni tampoco nadie es dueño de toda la verdad. Semejante actitud imposibilita el intercambio desde el origen.

El peligro de todo diálogo conyugal es que, frecuentemente, se vuelva una acusación: se tortura, se ataca, se acusa recíprocamente, y se sale de esta situación más apartado que nunca. Por eso conviene que los esposos, a la hora de iniciar el diálogo, tengan la prudencia de ejercer la autocrítica.

Es algo básico. Hay que tener un gran cuidado -a la hora de las recriminaciones, críticas, preguntas embarazosas- para examinarse a sí mismo y verificar hasta qué punto puede uno mismo ser sujeto de censura. No es tan raro que uno proyecte sus fallas y limitaciones en el otro. Con una actitud de humildad y autocrítica, la conversación se desarrollará en un clima de lucidez, calma y comprensión.

2. Paciente. En un solo día no se conseguirá la comprensión del cónyuge. Como todo, la vida de dos juntos requiere un largo aprendizaje, una permanente educación.

Y toda educación descansa sobre la paciencia. Sabemos que consiste, antes que nada, en repetición incansable, en incesante recomenzar. Así ocurre entre marido y mujer. A veces, será necesario repetir durante toda una vida la misma observación, formular la misma petición.

No es que el otro tenga mala voluntad; sucede que simplemente se le olvida o no logra crear el hábito, que sólo nace con la repetición. Lo importante, pues, es saber repetir con una paciencia que, además, es atributo de la fortaleza. En el caso de la vida matrimonial, esta paciencia es aún más importante, ya que la mayor parte de las veces, están en juego solamente detalles. Pero estas pequeñeces sin importancia, al multiplicarse, se hacen irritantes. La impaciencia crece y amenaza con manifestarse en los momentos de charla. Y es eso lo que hay que evitar. La paciencia dará al diálogo un clima de calma, de serenidad, sin tensiones e irritación.

3. Simpático. Para que el diálogo conyugal sea un instrumento de aproximación, no debe llevarse a cabo en términos agresivos, sino por el contrario, de la forma más simpática. De otro modo, no podrán menos que defenderse y volver a atacar.

En el momento en que los dos se encuentran cara a cara para iniciar un análisis de la situación conyugal, importa mucho el sentirse amado. Los roces inevitables de la vida en común crean, al multiplicarse, una antipatía reprimida que, tarde o temprano, hará explosión. Si triunfa la antipatía por encima de la simpatía, el clima del diálogo se hace denso y llega a sofocar. Y entonces las personas se cierran en seguida, se recogen en sí mismas o se irritan. La conversación se hace entonces imposible, inútil. En tales condiciones se da un extraño diálogo de sordos en el que nadie quiere escuchar a nadie. Sólo la simpatía presente en cada momento, asegura un intercambio fructífero.

4. Cálido. Hay que insistir siempre en que el diálogo sea cálido, porque la frialdad es un peligro que amenaza a todos los cónyuges. Una vez que se han acumulado algunas incomprensiones consecutivas, la irritación contenida se traduce en un marcado enfriamiento de las relaciones de la pareja. No se es propiamente hostil al otro; se es simplemente indiferente a él, con una indiferencia helada. Evidentemente, esto es algo que aumenta la incomunicabilidad y cierra toda salida. No se llegará jamás al encuentro interior en tales condiciones.

5. Oportuno. Es un arte saber escoger lo que debe decirse y lo que debe callarse. El proverbio lo enseña: “No toda verdad es para ser dicha”. Existen algunas que es mejor callar, porque diciéndolas solo lograríamos herir; sin provecho alguno para un mejor entendimiento. Existen silencios que deben ser respetados, secretos que son inviolables. No todo ha de decirse ni tampoco puede preguntarse todo. Para poder escucharse, la pareja debe respetarse, una de las formas de respeto consiste en saber no preguntar o no insistir cuando no conviene; otra forma es no decir al cónyuge una verdad demasiado dolorosa. La discreción, en el sentido profundo de la palabra, es la clave de los diálogos conyugales. Es decir, deben discernir qué puede comunicarse y qué debe callarse, en todos los casos.

Esto se aplica también al momento escogido para manifestarse. La verdad no puede ser dicha en cualquier momento. No habría que hablar jamás cuando se está en determinados estados de espíritu. Por ejemplo, cuando se está dominado por la cólera, los celos, la tristeza profunda o una excepcional euforia.

No son las emociones las que deban animar al diálogo, sino exclusivamente la razón. Se juzgará, a nivel de la inteligencia, no de las pasiones, cuando es el momento oportuno para decir tal o cual verdad, o pedir determinada explicación. Escoger en forma acertada el momento del diálogo es asegurar su éxito.

6. Constante. Tenemos que imprimir un ritmo seguro al diálogo, una periodicidad regular, para evitar que aumenten las incomprensiones y se acumulen los problemas.

Aquí podríamos decir también algunas palabras sobre las interrupciones del diálogo. Pasa todavía bastante frecuentemente que después de una pelea o un enojo suspendemos ese diálogo que tendría que ser permanente, y hasta lo suspendemos por tiempo indefinido. Y después viene la pregunta: ¿quién de los dos inicia de nuevo el diálogo?

Mucho depende del temperamento: el colérico es demasiado orgulloso para iniciarlo él; el melancólico está demasiado hundido por lo que pasó; al flemático probablemente no le importa mucho; el más indicado sería entonces el sanguíneo que no aguanta la situación por mucho tiempo. Ahora, si a mí me preguntan, yo suelo decir: es evidente que el más maduro debe reiniciar el diálogo.




7. Renovado. La constancia en el diálogo exige, en compensación, un esfuerzo de renovación. Porque es necesario, a pesar de todo, tener algo que decirse para poder hablar. Por lo contrario, reinará la monotonía en nuestros diálogos.

Si la esposa sólo sabe hablar de la moda o del servicio doméstico, y por su lado, el marido sólo sabe hablar de negocios o de política, es evidente que la conversación será a la larga aburrida. La palabra está en función del pensamiento. Es urgente, por lo tanto, cultivarlo como un deber. Pero la cultura sería, en el sentido de abrir cada vez más su espíritu y su horizonte con el propósito de aprender a vivir mejor y de saber responder a las preguntas que todo ser inteligente se plantea. Muy actual entonces el tema de nuestras lecturas, de nuestras realizaciones artísticas, de nuestra cultura religiosa...

Fuente: http://www.lafamilia.info/index.php?destino=/Matrimonio/matrimonio.php

----------------------------------------------------------------------------------------------

Si os da resultado bueno será que nos lo comuniquéis para que sirva de experiencia y estímulo para los demás. Alguno seguro que ya lo tenéis en práctica hace tiempo. ¿Nos podéis contar como lo habéis conseguido y como os va?

La canción de los esposos:


lunes, 18 de julio de 2011

Fue un bebe abortado, hoy seminarista




 
Nos lo cuenta Sor Emmanuel, una religiosa francesa, conversa  en Medjugorje, que conoció el caso directamente. Merece la pena conocerlo por ser un caso insólito.
Marcia S. es una mujer muy respetada en todo San Francisco. Responsable del grupo de oración más antiguo de la ciudad, es conocida por su gran fe y por el hecho de que las autoridades eclesiásticas locales solicitan su ayuda para ciertas misiones delicadas. La conozco bien y la admiro.
Medjugorje cambió completamente su vida; ahora Marcia ya no puede encontrarse con alguien sin hablarle del extraordinario poder del rosario. Respondiendo a una llamada interior de la Santísima Virgen, ha fundado doce cenáculos alrededor de San Francisco con el objeto de "cer­car" la ciudad y rodearla con la corona real de María, formada por doce estrellas, a fin de devolverle a Dios lo que debería ser de Dios y que infe­lizmente ha caído bajo el poder de las tinieblas. En efecto, de todas las metrópolis del mundo, San Francisco sufre, más que ninguna otra, de un satanismo activo, y la Virgen busca allí instrumentos especiales para vencer al Destructor de sus hijos.
Un día, el desaliento se apodera de Marcia, pues su marido, ya depre­sivo, padece ahora de una ceguera evolutiva que requiere atenciones espe­ciales las 24 horas. Física y psicológicamente agotada, tiene la tentación de anular la velada Oración-Testimonio de Medjugorje que debe dirigir por la noche en una iglesia de la gran bahía: El Santo Redentor, la parroquia de San Francisco donde más víctimas del sida se sienten "tocadas" por el Evangelio. Sabe que la mayoría de sus oyentes serán gays o lesbianas.
También sabe que una gran muchedumbre la espera allí. Solo la idea de sacar el coche del garaje la agobia... ¡Pero a pesar de todo, irá! ¡No puede arriesgarse a dejar unas almas con hambre, porque son vidas las aue están
—Si hay un lugar en el mundo que Satanás tiene bien sujetado es San Francisco. No quiere que la gente oiga hablar allí de la Santísima Virgen o de Medjugorje. ¡Tus palabras abrirán el manto de María y la gente correrá hacia Ella como por racimos enteros! ¡Animo!
Marcia tiene la edad de María al pie de la cruz y habla de Ella como de su mejor amiga o, más bien, de su confidente. La connivencia entre las dos es notoria. Las palabras brotan de su boca con gran ternura y misterio­so poder, y en la asamblea se ven muchos pañuelos salir de los bolsillos...
La velada termina y un hombre joven, visiblemente emocionado, se dirige hacia Marcia para contarle lo que acaba de experimentar mientras ella mostraba el vídeo sobre Medjugorje. Unas lágrimas fluyen suavemente de sus ojos:
—Fui un bebé abortado —le dice él—. ¿En qué condiciones nací? No lo sé, pero, todavía con vida, me tiraron a un cubo de basura en el aparcamiento de un hospital. Yo lloraba con todas mis fuerzas y un hombre que pasaba por allí oyó mis alaridos. Aterrorizado, trataba de descubrir de dónde venían los gritos, cuando al fin levantó la tapa del cubo. Yo estaba cubierto de sangre, pero muy vivo. El hombre me llevó a su casa envolvién­dome lo mejor que pudo, y me cuidó durante algunos días. Luego decidió quedarse conmigo y criarme, e hizo una solicitud de adopción que le fue concedida.
Crecí con él y con sus amigos, todos homosexuales, bajo un mismo techo. Siendo bebé y durante toda mi infancia, nunca fui tocado, cambia­do, alimentado o ni siquiera besado por una mujer. Nunca conocí el cariño de una mujer. No supe lo que era tener una madre. Me crié en ese ambien­te y en mi adolescencia, naturalmente, me volví homosexual. ¡Lo normal!
Hace algunos años, comencé a descubrir el Evangelio a través de unos miembros de la Iglesia Episcopal. Me invitaron a unirme a ellos y un día tomé la decisión de ser sacerdote en esa iglesia.
El día de mi ordenación, yo estaba de pie con otros candidatos, listo para caminar hacia el altar para recibir el orden sagrado. Pero todos avan­zaron menos yo, porque, muy a mi pesar, me quedé prácticamente clavado al suelo. Parecía como si unos brazos me detuvieran, me impidieran dar un paso hacia adelante. No fui ordenado, y desde entonces siempre me he preguntado por qué yo no me había adelantado con los demás, qué era lo que me había retenido así.
Esta noche, al ver el vídeo, me he quedado realmente conmovido. Mientras mirábamos a esos jóvenes en éxtasis, he sentido claramente unos brazos femeninos rodearme con amor, un amor indescriptible. Una mujer estaba detrás de mí, de esto estoy convencido. Cautivado por el vídeo del cual no podía desprender los ojos, sentí nuevamente ese abrazo. ¡Era algo tan fuerte que apenas podía soportarlo! ¡Creí morir de felicidad! Todo mi cuerpo temblaba. Yo lloraba y lloraba. El calor y el amor de ese abrazo eran tales que literalmente me derretí. Me giré para ver quién era, ¡pero no había nadie detrás de mí! Oí entonces una voz femenina que me decía: "Dan, yo te amo y tú eres mío". Por primera vez en mi vida sentía unos brazos de mujer estrecharme. ¡Había encontrado a mi madre! Compren­dí entonces en un instante por qué no había podido seguir adelante con la ordenación... ¡Había sido Ella! Ella me lo había impedido, porque la homosexualidad no es de Dios, y yo debía primero abandonar esas prácti­cas, arrepentirme de ellas...
Marcia escuchaba el relato de Dan con el mismo corazón que si se tratara de su propio hijo. A duras penas contenía ella también sus lágri­mas. Comprendió entonces por qué había tenido que hacer el esfuerzo de ir allí esa noche. "Este niño ha sido una víctima incluso antes de salir de las entrañas de su madre", pensó. Una víctima de nuestra sociedad. Y fue suficiente hablar de las apariciones de María en Medjugorje para que fuera liberado del plan que Satanás tenía para su vida...
—Marcia, ¿qué debo hacer para volverme católico? —le pregunta
Dan.
Hoy en día, San Francisco cuenta con un católico más y el manto de la Gospa  (la Madre) con un habitante más. ¡Y no cualquiera! A este, María lo esperaba desde hacía mucho tiempo, desde que estaba en el cubo de basura. Sí, Ella lo esperaba para abrazarlo, para apretarlo finalmente contra su corazón de madre... Y con sobrados motivos, puesto que Dan está camino del sacer­docio.

Fuente: "Medjugorje: El triundo del corazón" de Sor Emmanuel. Ed. Hijos de Medjugorje.



domingo, 22 de mayo de 2011

¿Conoces la Orden de los Caballeros de Colón?

Vídeo oficial de la Organización:

sábado, 23 de abril de 2011

lunes, 28 de febrero de 2011

¿Que hace hoy un sacerdote español en Rusia?

ctualizado 26 febrero 2011
¿Qué hace hoy un sacerdote español en Rusia?
 
                La semana pasada he tenido la oportunidad de convivir con un grupo numeroso de sacerdotes que, dejando unos días aparcadas nuestras tareas ordinarias, nos hemos dedicado a lo fundamental, a la oración. Había entre nosotros dos sacerdotes que trabajan en la Secretaría de Estado del Vaticano, un chino, y un sacerdote español que ejerce su ministerio en Rusia.
                Me interesó particularmente conocer los pormenores de una misión tan peculiar. Es realmente una paradoja que, habiendo en otros tiempos exportado Rusia a España destacados personajes para sembrar el materialismo ateo, ahora vayan sacerdotes españoles a Rusia a sembrar el Evangelio.
                Se llama Juan Manuel Sánchez García.  Natural de Albacete, con solo 33 años de edad. Se ordenó sacerdote en la Diócesis de Toledo. Y con el charlamos un rato.
-¿Cuánto tiempo llevas en Rusia?
- Tan solo seis meses, llegué a Rusia el pasado 28 de Agosto.
-¿No es una locura intentar evangelizar Rusia?
Puede parecer una locura, pero no lo es. Allí donde hay personas debe estar la Iglesia. Es un reto el llevar el anuncio del Evangelio al país más grande del mundo, y con una historia de 80 años de ateísmo militante y perseguidor de la fe.
                Esa es realmente nuestra impresión. Pero para eso está la virtud de la audacia.
-¿Cuántos sacerdotes católicos hay en Rusia?
-En la Rusia europea hay unos 110 sacerdotes católicos, de los cuales, que yo sepa, somos solo nueve sacerdotes españoles. Estoy hablando de la Diócesis de La Madre de Dios de Moscú, en la cual ejerzo el ministerio, y es de grande como más de media Europa.
                Son dimensiones difíciles de imaginar desde nuestra “pequeña” España.
-Pero, ¿Cuántos católicos hay en Rusia?
-Actualmente en Rusia hay solo un 1% de católicos, lo que equivale a dos millones. El resto de cristianos son ortodoxos.
-Siendo tan pocos católicos, ¿cómo os ven a vosotros el resto de los ciudadanos? ¿Vais camuflados por la calle?
-Muchas veces no distinguen, pues no saben si eres católico u ortodoxo, pero el ruso es muy respetuoso con los sacerdotes. Nosotros siempre vamos vestidos de sacerdote, incluso con sotana, y habitualmente la gente te mira con cariño, otros con sorpresa o indiferencia, pero siempre con mucho respeto.
                ¡Qué envidia! Ya nos gustaría en España que hubiera un trato semejante. Aquí la sotana impone y puede ser objeto de mofa. Paradojas de la vida.
-¿Tenéis que atender a otras comunidades fuera de la parroquia de residencia?
-Somos tres sacerdotes españoles los que vivimos en Pushkin, un barrio-ciudad de San Petersburgo. En esta barrio está la Parroquia de San Juan Bautista con un templo que fue devuelto por el estado hace unos años, anteriormente fue sala de conciertos y polideportivo. Ahora ha vuelto a ser lo que era, templo católico. Precisamente en este año estamos celebrando el doscientos aniversario de la parroquia. Tenemos que atender otra Parroquia “vecina” a 2.000 kilómetros de distancia. Lógicamente, allí no podemos ir todos los días.
-Realmente sería impensable, a no ser que tuvieran un avión disponible. ¿Y qué tal se te da el ruso? ¿Lo entiendes? ¿Te entienden?
-Con el idioma ruso ya me voy entendiendo, lo hablo bien para entendernos. Las personas de la parroquia dicen que se me entiende muy bien, no se si será un cumplido.  Tengo que decir que es uno de los idiomas más difíciles del mundo. Antes de marcharme allí estudié un tiempo ruso, y lo voy perfeccionando poco a poco. Creo que acabaré hablando con más normalidad.
-La iglesia católica es respetada por parte del gobierno? ¿Y por parte de los ortodoxos?
-En general si somos respetados y nosotros realizamos nuestro trabajo con normalidad, y sin grandes complicaciones.
                Pienso que la respuesta es sincera, aunque me da la impresión que los ortodoxos deben mirarlos todavía de reojo.
-¿Ves cercano un viaje del Papa a Rusia? ¿Cómo se vive allí el ecumenismo?
-No sabría decir nada sobre un futuro viaje del Papa. El ecumenismo lo vivimos con esperanza. Queremos que se cumplan las palabras del Señor: “Que todos sean uno”.
                Esa es la esperanzan, desde luego. Pero me da la impresión que hay que tener mucha paciencia.
-Una curiosidad, al margen de cuestiones teológicas, ¿cómo llevas el frío ruso?
-Pensaba al marcharme que lo iba a llevar peor. Hay que ir muy bien abrigado, con ropa adecuada. Es duro para un español  estar gran parte del año a mucho bajo cero. Uno se hace a la idea de la situación y aprende a vivir. De lo contrario sería insoportable.
-Es paradójico que un pueblo que exportó ateísmo importe ahora la fe cristiana, ¿no?
-Puede parecer paradójico, pero como he dicho al principio, allí donde hay personas debe estar la Iglesia Católica. Se trata de llevar el hombre a Dios. Les mostramos un mensaje lleno de alegría y esperanza. Y esto llena el corazón de cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad. El pueblo tiene hambre de Dios.
-¿Algo más?
-Me gustaría invitar a todos a rezar por el catolicismo ruso, por la Iglesia Católica que peregrina en Rusia. La Virgen de Fátima nos lo pidió. Debemos descubrir la importancia de nuestra presencia en Rusia. Haría una llamada a la generosidad con una Iglesia realmente pobre. En estos lugares trabajamos gracias a los donativos de muchas personas.
                Hay una Asociación de Amigos de Rusia “San Nicolás”, con una página Web:
                Ahí pueden entrar en contacto con nosotros. Nos alegrará mucho recibir noticias y palabras de aliento de España. En Facebook: “Icon of Fátima”/ Email:svyatoynikolay@gmail.com
Y si algún alma generosa nos quiere ayudar económicamente facilito el nº de Cuenta:
Santander Central Hispano: 0049-4625-71-2316315171 a nombre la  misión española en Rusia.
                Pues agradecemos a Juan Manuel estas esperanzadoras noticias sobre su misión en Rusia. Estoy seguro que todos rezaremos un poco más por ello a partir de ahora. Y es posible que le lleguen algunas ayudas generosas. La misión encomendada por el Señor merece la pena.
Juan García Inza
                

domingo, 20 de febrero de 2011

SATANISMO EN ACCIÓN

ctualizado 19 febrero 2011

http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
 Una comunicante del Post anterior, que hablaba de los sacrilegios cometidos recientemente, achacaba todos esos atentados a la religión católica a las sectas satánicas. No le falta razón. Siempre las ha habido y últimamente más. Yo fui víctima de una de ellas en mi parroquia.  La llenaron de pintadas diabólicas y la emprendieron a pedradas contra las vidrieras artísticas del templo. El cabecilla era un joven, militar por cierto, que ya tenía fama de ser el inductor de una serie de prácticas aberrantes. Terminó siendo condenado por sus delitos y expulsado del ejército.
                En otra parroquia tuve que practicar el exorcismo en un local público en el que se celebraban misas negras y ocurrían cosas extrañísimas, que tenían atemorizados a los dueños. He tenido que intervenir en otros casos fuertes que sería largo contar. Es decir, el satanismo está muy activo

                Comenta ReL que Mons. Turkson es el hombre del Papa en África para combatir las guerras, la pobreza y la opresión, y tantas desviaciones culturales y religiosa en ese gran continente. A los 44 años ya era Arzobispo de Cape Coast. Según comentaba nuestra página el Papa visitará Benín  en Noviembre, y uno de los temas que tratará  será el de la brujería y otros ritos esotéricos.
        Le preguntan  al Sr. Arzobispo: Hablará el Papa de brujería, siendo el país del vudú?
- Sí, sin duda, lo hará. Es un tema importante. Es un tema mundial, no solo africano. Por ejemplo, en Brasil, un gran país católico, hay mucha santería de origen yoruba, que llegó de Benín. 
                Traigo esto al Blog una detallada información sobre el tema. Es un poco extensa, pero el lector interesado pienso que tendrá la paciencia de leerla para informarse bien sobre algo que nos está afectando a todos, y muy especialmente a la zona del levante español en la que me encuentro.

Este informe está inspirado en un trabajo realizado hace ya mucho tiempo por Mircea Eliade. A pesar del tiempo transcurrido los cristianos seguimos utilizando el término "satánico" o "satanismo" para calificar toda actitud ritual ajena al cristianismo o a las llamadas grandes religiones históricas.


Así muchos escritos de los que circulan masivamente hoy, agrupan en un mismo conjunto con alguna leve distinción o aclaración, a cultos animistas, primitivos cultos de la naturaleza, cultos paganos, y grupos de corte claramente satánico. Esto se ve complicado aún más por un conjunto de modas culturales que van desde la Nueva Era hasta los grupos "dark" o el moderno "vampirismo", que retoman muchos de estos elementos antiguos pero fuera de su contexto original y le dan una impronta nueva, muchas veces confusa y con más difusión cultural que fundamento doctrinal o ritual.
El Satanismo
El satanismo propiamente dicho como adoración de Satanás es una realidad religiosa comprensible solamente en el contexto del judeo-cristianismo con el cual está histórica, doctrinal y ritualmente ligado.
"Satán" aparece en el Antiguo Testamento y es objeto de discusión entre los teólogos judíos y cristianos si se refiere a una entidad personal que se muestra como antagónica al Creador, o simplemente se refiere a un miembro de la corte angélica que desempeña la tarea de fiscal o acusador de aquellos que son infieles a Dios.
De hecho, el cristianismo asume la existencia de una entidad angélica -y consecuentemente personal- que rechazó en los orígenes de modo explícito el amor de su Creador, dando lugar a una división que atraviesa la historia entre los fieles a Dios y aquellos que rechazan su amor creador y redentor.
El Satanismo propiamente dicho, es entonces una derivación de la convicción judeo-cristiana de la existencia de un ser personal, inferior en categoría y potestad a Dios, pero muy superior al hombre. Personal, pero no divino, desde la perspectiva monoteísta del judaísmo y del cristianismo.
Sin embargo, el Satanismo contemporáneo tiende a tener una visión dualista de la divinidad, concibiendo a Satanás como un ser tan poderoso o más que Dios.
Pero por otra parte no se trata de una adoración simple y sencilla de Satanás. Si bien en términos populares muchas veces se los confunde, el Satanismo contemporáneo se diferencia explícitamente de la brujería en varios aspectos:
•              La brujería es una religión de la naturaleza, que celebra las fuerzas naturales en las cuales descansa su fe y convicción. El Satanismo contemporáneo rechaza la existencia de toda realidad sobrenatural y consiguientemente de estos poderes supranaturales.
•              Los satanistas conciben su camino de iniciación como el desarrollo intelectual de la conciencia existencial individual, mientras que los cultos de la naturaleza se abandonan a una disciplina de estímulos y respuestas semiracionales para implementar los poderes de la naturaleza de acuerdo a sus objetivos.
•              El Satanismo desarrolla la denominada Trayectoria de la Mano Izquierda, o Magia Negra cuya fórmula central es "Que se cumpla Mi Voluntad". Los cultos de la naturaleza siguen la Trayectoria de la Mano Derecha o Magia Blanca que se sostiene en la fórmula "Que se cumpla Vuestra Voluntad".
•              Los ritos de iniciación, en la brujería como en otras religiones de la naturaleza, representan una integración del individuo a la sociedad. Por el contrario, en el satanismo los ritos de iniciación son una representación de un cambio individual en el que se despiertan energías individuales que pueden ser utilizadas en un contexto social o no.
Podemos distinguir al menos 3 grandes conjuntos de grupos satanistas:
•              Los que adoran a Satanás como principio del mal y buscan a través de sus ritos y costumbres captar su beneplácito y con él el poder de actuar sobre la naturaleza. Este grupo tiene una elaboración doctrinal sencilla y se asienta más fuertemente en conjuntos de rituales y la aceptación de esquemas de conducta prefijados.
La doctrina de estos grupos se basa en un espíritu de negación de todo lo relacionado con el cristianismo, su fe, doctrinas, prácticas y ritos. Su "espiritualidad" aspira a ganar el beneplácito de Satanás para recibir sus poderes o evitar sus ataques.


•              Los que sostienen que en realidad Satán es el verdadero Dios, y que el Dios de los cristianos es el principio de la mentira, tan mentiroso que habría hecho creer a todos que es el Dios verdadero. Este Satanismo es de corte más intelectual, tiene una estructura doctrinal más sofisticada y tiende a poner menos el énfasis en los aspectos mágicos.
•              Los que refieren a Satanás como un elemento puramente simbólico ya que rechazan la existencia de un verdadero orden sobrenatural y se centran en el desarrollo personal de la conciencia, la libertad o el placer del hombre.
Como grupos claramente satánicos del tercer tipo que mencionamos, podemos encuadrar a la Iglesia de Satanás y al Templo de Seth.
Si bien los orígenes e historia del satanismo se confunden con los del esoterismo y los movimientos ocultistas (2 doctrinas claramente diferentes); y se discute la existencia de cultos satánicos como los que nos ocupan aquí antes del siglo XX, el satanismo reconoce antecedentes que pueden ser organizados en al menos 3 etapas de la historia de Occidente:
o             siglos XVI a XVIII - Hay relatos documentados de la existencia de movimientos de tipo satanista tanto en Francia como en Italia, Inglaterra y Rusia. Un elemento documental a tener en cuenta es la publicación en 1821 de los "Farfadets" por Berbiguier, que recoge sucesos ocurridos presuntamente entre los siglos XVII y XVIII.
o             El período clásico (1821 - 1952) - De la mano de la publicación de los "Farfadets" y otros escritos se manifiesta un resurgir del ocultismo y el satanismo en Francia, donde se genera un movimiento clandestino de proporciones considerables.
En la segunda mitad del siglo XIX desarrolla su actividad literaria Eliphas Lévi (Adolphe-Luis Constant, 1810-1875), cuyos escritos tuvieron amplia difusión e influencia.
Entre 1870 y 1890 se publican los escritos ocultistas de Joris-Karl Huysmans.
Otro autor de ese fin de siglo que alcanzará amplia difusión e influencia en los ambientes ocultistas fue Papus, fundador de la Orden de los Martinistas
Pero el clímax se alcanza a partir de la figura de Aleister Crowley quien en 1904 publica su "Libro de la Ley", dando origen a la Orden de Thelema y el movimiento thelemita. Crowley es el gran inspirador del satanismo y el movimiento contra-cultural contemporáneo.

o             Satanismo contemporáneo - Gira fuertemente en torno a la figura de Anton Szandor La Vey, quien en 1966 registra su Iglesia de Satanás.
De esta manera, en los grupos satánicos actuales hay que reconocer 2 dimensiones que están presentes en cada caso en diferente proporción:
•              Satanismo de Protesta . Se suele denominar de esta forma a las doctrinas que tienen un claro punto de partida cristiano y que por lo tanto aparecen como rebelión expresa a los preceptos del cristianismo. En este contexto se comprende al satanismo como un movimiento liberador de los hombres engañados y despreciados por las iglesias y la sociedad en nombre de Dios.
•              Satanismo Gnóstico . Se centra en la búsqueda y comprensión de una doctrina sapiencial que (según afirman los satanistas) ha sido mantenida oculta a través de los siglos por las iglesias y el poder político para mantener a los hombres sumidos en la ignorancia. Sus puntos más destacados son la absolutización del individualismo, la preservación de la propia vida y la exaltación de la búsqueda del placer personal y el poder como camino de perfección personal.
También hay que tener presente que la demonología no es exclusiva del judeo-cristianismo, pero la asociación de los conceptos de bien y mal moral que en Occidente van asociados a Dios y al Demonio respectivamente, si lo son.
En el contexto judeo-cristiano Dios es pura bondad sin mancha alguna de maldad y no existe el mal esencial ya que el mismo Satanás ha sido creado por Dios y en este sentido tiene una base de bondad que rechaza. Esto el Satanismo lo ha cambiado al comprender a Satanás como el mal esencial.
Pero por otro lado, en las religiones no-cristianas esta división no es tan tajante, y los dioses tienden en todos los casos a manifestar aspectos positivos y negativos, si bien cada uno de ellos con un balance diferente. En este sentido no podemos generalizar el concepto de Satanismo propio de un contexto cultural cristiano a culturas paganas, con una percepción diferente de la explicación del problema del mal en el mundo. Lo que si debemos tener presente es que, aún cuando el satanismo gnóstico incorpora divinidades, rituales y conceptos procedentes de religiones paganas pre-cristianas, su surgimiento y núcleo conceptual sólo son comprensibles en un contexto cristiano.


En términos generales y aún manteniendo grandes diferencias doctrinales y rituales, estos grupos tienen algunos elementos en común:
•              Una actitud de desprecio o rechazo -según el caso- hacia el orden social, político, cultural y religioso de Occidente que los lleva a erigirse como grupos herméticos que operan de modo subterráneo y sin interés por el bien común.
•              La certeza de la posesión de un conocimiento o sabiduría que ha permanecido oculto al común de los hombres y que les da superioridad y poder. Esta convicción es la que refuerza y da justificación intelectual a su carácter hermético.
La Brujería
Una consideración particular de estas manifestaciones paganas merece en nuestros días la brujería. Muchas veces se tiende a identificar la brujería con el satanismo, sin embargo, se trata de dos realidades completamente diferentes.
La brujería corresponde al contexto de las religiones pre-cristianas, particularmente a los cultos de adoración a las fuerzas de la naturaleza, y por lo tanto no se encuentra ligado en su origen a los conceptos de bien y mal propios del cristianismo.
Claro que en los primeros siglos del cristianismo, durante su proceso de expansión, los cristianos se encontraron con estos cultos de la naturaleza, sus sacerdotes y prácticas, y debieron dar respuesta a ellos. El principio de razonamiento fue sencillo: los cristianos no conocen otro poder que el poder de Dios; todo lo que no provenga de Dios solo puede provenir de su adversario, el demonio. Por lo tanto, quienes invocan un poder que no es el poder de Dios, invocan el poder de los demonios y por lo tanto son adoradores del demonio.
Este razonamiento llevó a considerar a todos los seguidores de los sacerdotes que adoraban las fuerzas de la naturaleza como por ejemplo los druidas y las brujas del centro de Europa como adoradores de Satanás; y a sus cultos, como cultos satánicos. Así comprendió a la brujería la Inquisición tanto en regiones católicas como luteranas y anglicanas; a punto tal que algunos autores han llegado a afirmar en su momento que en realidad la brujería era solamente una consecuencia ("invención" dijeron algunos) del accionar de la Inquisición.
Sin embargo, estas creencias están muy lejos de las que describimos en el apartado anterior y desde sí mismas nada tienen que ver con la adoración del mal. No se debe confundir la adoración de Satanás con la adoración de las fuerzas de la naturaleza propia de las religiones europeas pre-cristianas.
En estos términos los sacerdotes y sacerdotisas de los antiguos cultos europeos pre-cristianos de la naturaleza genéricamente llamados brujos y brujas, fueron considerados adoradores de los demonios por invocar fuerzas distintas de las del verdadero Dios a los ojos de los cristianos. Ahora bien, estrictamente hablando, estos brujos y brujas no pueden ser considerados satanistas en los términos que precisáramos antes.
Dentro de este concepto de Brujería como culto a las fuerzas de la naturaleza, y brujo/a como el sacerdote o sacerdotisa de estos cultos, contemporáneamente podemos encontrar a la Wicca, el neo druidismo y otros movimientos semejantes que se caracterizan por celebrar el ritmo de las estaciones del año y otros fiestas de la naturaleza.
Algunos hitos en el desarrollo contemporáneo de la brujería pueden ser:
o             1938 - Gleb Botkin funda la Iglesia de Afrodita.
o             1940 - Gerald Gardner funda la Wicca.
o             1965 - Alex Sanders se declara "rey de la brujería".
Estos cultos de la naturaleza y prácticas paganas han encontrado nuevo impulso en nuestros días a partir de la difusión del movimiento Nueva Era que si bien no coincide completamente con la brujería comparte sus ideales ecológicos y de comunión con la naturaleza, su culto a una diosa madre y la preocupación por el retorno a "lo natural".


En este reverdecer de la brujería se pueden reconocer diversas vertientes, entre ellas destacan el Neo druidismo y el Neo paganismo:
•              Neo druidismo - Movimiento de restauración de las doctrinas, ritos y prácticas de los antiguos druidas.
Su antecedente inmediato se puede hallar en el siglo XVI, si bien el grupo druídico más antiguo funcionando en la actualidad es la Druid Order, fundada en 1717.
El druidismo primitivo, si bien tenía rituales y creencias propias, carecía de libros sagrados. Esto dificulta seriamente la posibilidad de conocer en qué consistían esas creencias y rituales en la realidad, por lo que es muy posible que ningún ritual de los actuales sea la restauración de los verdaderos rituales Druidas anteriores al Cristianismo.
El neo druidismo se encuentra reconocido como religión en Inglaterra.
Hay múltiples organizaciones que pertenecen a este movimiento: Amigos de la Tradición Celta, Colegio Druida de la Gran Encina Celta, Confraternidad Filosófica de los Druidas, Fraternidad de los Druidas Bardos y Ovantes, Iglesia Céltica Reformada, Sociedad Céltica Internacional, etc.
•              Neo paganismo - Se trata de un movimiento de retorno al Paganismo pre-cristiana. Se trata de un terreno inmensamente amplio y una denominación ambigua que incluso ha sido adoptada en algunos casos por movimientos de corte satánico.
Se muestra como una propuesta de superación del monoteísmo  judeo-cristiano como símbolo de intolerancia y el totalitarismo, y encuentra en el politeísmo la fuente de la tolerancia y el pluralismo.
Sostiene que el paganismo ha subsistido de un modo subterráneo durante los 2 milenios de Cristianismo en Europa.


En este amplio marco neopagano, se encuentran tanto movimientos como el odinismo y el neo druidismo, como otros ajenos al tema que nos ocupa en este artículo como son los movimientos afroamericanos y las religiones indígenas de América.
•              Odinismo - Movimiento de restauración de algunos rasgos del culto de Odín, Dios germánico venerado en los países escandinavos y Alemania como divinidad de la guerra de personalidad vehemente.
En la actualidad está representado por el Comité Odinista de Inglaterra y la Comunidad Odinista.
Sintetizando
Muchas veces cuando hoy escuchamos hablar de satanismo y cultos satánicos se tiende a confundir varios elementos diferentes:
•              Modas contra-culturales tales como el movimiento dark o el gótico propios de grupos underground. Si bien en estos movimientos hay elementos doctrinales tomados principalmente de la Wicca y formas de conducta claramente sectarias, no se pueden identificar unívocamente con los otros grupos. Se podría hablar quizás de satanismo por imitación o asimilación de slogans y comportamiento difundidos por cantantes y grupos underground.
•              Brujería: conjunto de movimientos, prácticas y creencias que propugnan un retorno a las religiones pre-cristianas de culto a la naturaleza. Se diferencian claramente del satanismo y no pueden ser considerados satanistas en sentido propio.
•              Grupos de satanistas que promueven y/o practican de una forma u otra ritos de invocación y adoración a Satanás ya sea que lo consideren un ser personal realmente existente o un puro símbolo.
Poder mantener estos tres elementos como claramente diferentes nos permitirá, no sólo tener una idea acabada de la magnitud de este fenómeno, sino también poder generar respuestas acertadas en cada caso concreto.   
               
Fuente: http://sectas.cmact.com/articulos/satanismo.htm

http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos: 
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif

http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif
http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif