lunes, 11 de mayo de 2009

EL PAPA EN TIERRA SANTA



El Papa Benedicto XVI defiende el papel de la mujer en Tierra Santa

El Santo Padre cierra definitivamente la crisis con el Islam y apoya a la minoría cristiana de Jordania; la Iglesia quiere ser “fuerza espiritual” en el conflicto de Oriente Medio


El Papa Benedicto XVI, ha reivindicado el papel de las mujeres en la misa multitudinaria celebrada en Ammán a su llegada a Jordania en el inicio de su viaje a Tierra Santa. El Santo Padre ha reconocido que las mujeres son “portadoras de amor, maestras de misericordia y constructoras de paz”.

Benedicto XVI pidió “respeto” hacia la mujer y defendió su dignidad para no caer en la trampa de tratarlas con “los criterios fríos de la explotación y el beneficio”. Asimismo, animó a los más de 30.000 fieles que testimoniaban las palabras del obispo de Roma a contagiar “con coraje” el diálogo y el trabajo frente a frente con los otros cristianos “en el servicio del Evangelio, la solidaridad con los pobres, los desfavorecidos y las víctimas de las tragedias humanas”.

Apoyo a la minoría cristiana

Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, ha explicado que el inicio de la peregrinación del Papa por Tierra Santa ha servido para lograr dos objetivos que se había propuesto alcanzar en Jordania: superar la crisis con el Islam y apoyar a la minoría católica de la zona.

Lombardi ha considerado que “se convierte en algo cada vez más normal el que el Papa, con una actitud amigable, entre en un lugar de oración de musulmanes. Es un signo del avance en la relación positiva entre cristianos y musulmanes en estos años”. “Cuando se da un malentendido sobre cuestiones profundas, se necesita toda una serie de pasos y de tiempo para que cicatricen completamente todas las consecuencias. Y, por tanto, no hay que sorprenderse si se siguen dándose referencias a ese momento difícil”, en referencia a las palabras del Papa en la universidad de Ratisbona.

La comunidad cristiana en el lugar que gira en torno al 3% y la católica en particular que es algo más del 1,5% han recibido el apoyo de Benedicto XVI en lo que Lombardi ha calificado de “hermosa imagen”. El portavoz vaticano ha exaltado “el calor de la comunidad cristiana que acoge al Papa” y ha valorado la comunidad como “una Iglesia viva que ha podido demostrarlo al Papa no sólo en la acogida, la cordialidad y la intensidad de los momentos de oración, sino también en otras circunstancias importantes”, haciendo referencia a los diferentes actos del Santo Padre en la región.

La reconciliación judeocristiana en el Monte Nebo

Otro punto importante del periplo papal ha sido el llamamiento a la reconciliación judeocristiana que ha hecho Benedicto XVI desde el Monte Nebo, donde Moisés vio la Tierra Prometida. El Papa deseó “que este encuentro inspire en nosotros un renovado amor por el canon de la Sagrada Escritura y el deseo de superar todos los obstáculos a la reconciliación entre cristianos y judíos, en el respeto recíproco y en la cooperación al servicio de aquella paz a la que la Palabra de Dios nos llama”.

“Es justo que mi peregrinación comience en esta montaña, donde Moisés contempló desde lejos la Tierra Prometida”, aseguró el Papa que reconoció que la memoria de Moisés “invita a elevar los ojos para abrazar con gratitud no sólo las obras maravillosas de Dios en el pasado, sino también a mirar con fe y esperanza al futuro que tiene reservado para nosotros y pare el mundo entero”.

La Iglesia no es un poder político

El Papa quiso aclarar que la intención de la Iglesia no es la de actuar políticamente en el proceso de paz en Oriente Medio, sino como una “fuerza espiritual” capaz de renovar las conciencias, en especial a través de la oración.

El Papa se manifestó así ante setenta periodistas admitidos en el vuelo de Roma a Ammán en el que admitió que la Iglesia no es un poder político “sino una fuerza espiritual y esta fuerza espiritual es una realidad que puede contribuir al progreso del proceso de paz”.

“Como creyentes, estamos convencidos de que la oración es una verdadera fuerza, abre el mundo a Dios: estamos convencidos de que Dios escucha y de que puede actuar en la historia. Pienso que si millones de personas, de creyentes, rezan, es realmente una fuerza que influye y puede contribuir a ir adelante con la paz”, afirmó Benedicto XVI.

El periplo del Papa Por Tierra Santa inicia hoy lunes, 11 de mayo, su segunda etapa en tierras israelíes donde el Papa visitará Tel Aviv, Jerusalén y Belén.

No hay comentarios: