miércoles, 3 de diciembre de 2008

ARREPENTIDA DE HABER ABORTADO

Una mujer arrepentida de haber abortado relata en la subcomisión las secuelas físicas y psicológicas que vivió
Redacción - 04/12/2008
Esperanza Puente, una mujer que se arrepintió de haber abortado, contó ayer a los diputados de la subcomisión parlamentaria encargada de estudiar la reforma de la Ley del aborto "las secuelas físicas y psicológicas" que sufrió. "Las mujeres no nos embarazamos de perritos, ni de lechugas, ni de patatas. Nos embarazamos de hijos y perdemos hijos. Que no digan que no pasa nada por abortar porque no es verdad", señaló
Puente, que compareció a propuesta del PP y que ahora trabaja en la organización de apoyo a la mujer embarazada Redmadre, relató su testimonio "paso a paso" y afirmó que vivió un aborto provocado hace 13 años "en la más absoluta soledad e indefensión".

Así, denunció que a las mujeres que van a abortar se las "informa mal a conciencia" y "nadie les cuenta las consecuencias psicológicas y físicas", como pueden ser "el síndrome post aborto o las perforaciones uterinas, los desgarros vaginales o que dejen restos en el útero de la mujer".

La compareciente indicó que a ella "nadie le contó nada" y que cuando terminaron de hacerle la intervención vio su "hijo de tres meses cortado en pedazos". "Las mujeres no nos embarazamos de perritos, ni de lechugas, ni de patatas. Nos embarazamos de hijos y perdemos hijos. Que no digan que no pasa nada por abortar porque no es verdad", señaló a los medios a la salida de la subcomisión.

Según dijo, la mujer que se queda embarazada de manera inesperada se enfrenta al abandono de la pareja, a la incomprensión de la familia, a la pérdida del puesto de trabajo o a la exclusión social. "Que los poderes públicos se impliquen, porque las mujeres no queremos abortar", enfatizó.

De este modo, solicitó "información completa y veraz" para las mujeres que están pensando en abortar, y que se forme a psicólogos de la Seguridad Social para que atiendan a las mujeres que sufren el síndrome post aborto.

"Gracias a que por fin se está debatiendo el tema del aborto, cada vez llaman más mujeres a las instituciones de ayuda para contar el sufrimiento que están viviendo después de haber sufrido un aborto hace 4, 10 ó 20 años", afirmó. Por último, destacó que, aunque algunos parlamentarios han discrepado con algunas de sus opiniones, han escuchado su testimonio desde una actitud "respetuosa".

Otro experto, propuesto por el PP, pidió "desprivatizar" el aborto y que éste se practique en hospitales públicos. El presidente de la Comisión de Bioética de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, el doctor José Zamarriego, calificó de "escándalo" que el 97 por ciento de los abortos "estén en manos privadas que buscan el lucro económico y evitar los controles".

Además, el doctor destacó que "existe un evidente y constatable fraude de la ley" entre las mujeres que se someten al aborto, ya que la mayoría de las mujeres que se acogen al supuesto de la salud psíquica no cuentan "con un dictamen emitido por un médico de la especialidad".

El doctor indicó que el aborto "es un daño para el feto porque le privan de la vida extrauterina; para la mujer por los riesgos físicos y psíquicos que puede sufrir tras la intervención; y para la sociedad por la pérdida de la riqueza que podía generar". Zamarriego criticó que a las mujeres no se les de una información completa y veraz sobre la intervención que van a vivir, y propuso que sea obligatoria que las embarazadas que quieran abortar pasen un
periodo previo de reflexión. Por último, reclamó a los gobiernos planes de ayudas para las mujeres embarazadas.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Planificación Familiar, Isabel Serrano, que también intervino, abogó por que se pueda abortar libremente en España hasta la que se cumplan entre 22 y 24 semanas de embarazo y, a partir de esa fecha, sólo en algunos casos concretos.

La especialista, propuesta por el PSOE, dijo la única manera de reducir los abortos es prevenir los embarazos no deseados, y agregó que la actual legislación "no sirve porque ha conllevado una gran agresión a muchas mujeres que han abortado".

Las mujeres en España abortan en uno de cada cinco embarazos
Las interrupciones del embarazo baten marcas: el número de casos se disparó un 10 por ciento respecto al año anterior. Un total de 112.138 mujeres tomaron en 2007 la decisión de abortar. Suponen ya el doble de las interrupciones del embarazo que se producían en 1998 y un 10,38 por ciento más que las que ocurrieron en 2006, según las últimas cifras globales dadas a conocer ayer por el Ministerio de Sanidad, que confirman, una vez más, el crecimiento imparable de abortos cuando estamos a las puertas de una nueva reforma legal. El Instituto de Política Familiar denuncia que uno de cada cinco embarazos termina en aborto y una de cada tres mujeres ya había abortado anteriormente
• Rafael Amo Usanos112.138
(R. Ruiz/La Razón) En el 97 por ciento de los casos se adujeron “razones de salud de la madre”, la vía que las asociaciones pro vida consideran el gran coladero legal con el que justificar un aborto. De ahí que organizaciones como el Instituto de Política Familiar (IPF) aseguren que si se eliminase el riesgo psicológico para la madre como uno de los supuestos legales, el número de abortos en España no superaría el 10 por ciento.
Solamente en diez casos el motivo fue la violación y en 3.265 casos el argumento fue riesgo fetal, otro de los supuestos legales para poder abortar en España.
Casi 7.000 interrupciones se produjeron entre las semanas 13 y 16 de gestación, 4.123 entre las 17 y 20 semanas, y en un total de 2.164 casos la mujer estaba embarazada de 21 o más semanas.
A esta circunstancia se une que el 98 por ciento de las mujeres se encomendaron a centros privados. Así pues, según el último informe anual de Sanidad, la tasa registrada, es decir, el número de mujeres que han interrumpido su embarazo por cada mil en edad fértil (15-44 años) se situó en el año 2007 en 11,49, frente al 10,62 del año anterior.
Las más jóvenes
La franja de edad entre los 20 y los 29 años es la que acapara casi la mitad de los casos que se registraron en el año 2007 (49,5%). El 25% (28.242) se practicaron a jóvenes con edades entre los 20 y los 24 años y el 24,5% a mujeres entre los 25 y los 29.
Menores porcentajes se recogen entre las más jóvenes, aunque no por ello dejan de ser inquietantes precisamente por la juventud de las jóvenes que toman la decisión. Un 13,2% de los abortos (14.807) fueron practicados a chicas con edades entre los 15 y los 19 y un 0,44% (500) a menores de 15 años.
Si atendemos a los factores socioculturales, más de la mitad (67,63%) de las mujeres que decidieron abortar en España durante 2007 eran solteras, sin hijos (48,28%), con estudios de segundo grado de ESO o Bachillerato (59,94%), que trabajan como asalariadas (70.563) y que nunca antes se habían sometido a un aborto (67,57%), unos porcentajes que se mantienen similares a los de años anteriores. Las cifras de casos recogidos por el Ministerio de Sanidad varían también en función de la comunidad autónoma de tal manera que Madrid encabeza la lista del ranking seguida de Baleares, Murcia y Cataluña.
Madrid, a la cabeza
Así, Madrid figura en el informe de Sanidad, con 16 abortos por cada mil mujeres, casi dos puntos más que el año anterior, que tuvo 14,18; Baleares, con 14,91 abortos por cada mil mujeres; Murcia (14,8) y Cataluña (14,31).
Le siguen Aragón (11,91%), Andalucía (11,22%), Canarias (11,74%), Comunidad Valenciana (10,46%), La Rioja (8,64%), Castilla-La Mancha (8,2%), Asturias (7,72%), País Vasco (6,84%) y Castilla y León (6,38%).
En el lado opuesto, las que menos casos registraron fueron Ceuta y Melilla (3,74%), Galicia (4,51%), Cantabria (4,63%), Extremadura (5,46%) y Navarra (5,65%), cifras similares las detectadas el año anterior.
Las cifras que ha arrojado el informe han generado inquietud en el Ministerio de Sanidad. El secretario general, José Martínez Olmos, reconoció ayer a Ep que su ministerio está “preocupado” por el aumento del número de casos practicados a menores de 19 años en España, que en 2007 fue del 13,7%, mientras que hace diez años fue del 5,7%. Es por esto por lo que tiene previsto lanzar este jueves una campaña para fomentar el uso del preservativo en este grupo de edad, que se enmarca en la futura Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva, que el Ministerio presentará en enero.
Martínez Olmos dijo que, a pesar del aumento de las cifras, España “no es el país que más aborta”, sino que nos situamos en la media europea. “Tenemos incrementos todos los años, incluso en 2007 hemos tenido un incremento menor”, apuntó.
No obstante, reconoció que Sanidad está “preocupada por las oportunidades perdidas para evitar embarazos no deseados”, sobre todo entre los jóvenes y adolescentes, por lo que prevén activar campañas específicas para facilitar el acceso de los jóvenes al preservativo y concienciarles de los riesgos de mantener relaciones sin protección.
“Esta semana vamos a lanzar una campaña específica para impulsar el uso del preservativo y concienciar del riesgo de mantener relaciones sin protección que también sea útil para los padres”, explicó.
Ayuda farmacéutica
Asimismo añadió que el Ministerio está trabajando en colaboración con las farmacéuticas para mejorar las ofertas de preservativos en el mercado, tanto en sus precios, que “no consideramos que sean problemáticos”, como en “su accesibilidad en lugares de ocio, farmacias y grandes superficies comerciales”, añadió.
De acuerdo con Martínez Olmos, esta iniciativa, así como otras acciones destinadas a colectivos como la población inmigrante, que también “preocupa” especialmente a Sanidad, se enmarcarán dentro de la futura Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva, que prevén presentar a principios del próximo año.
Aborto en uno de cada cinco embarazos
El Instituto de Política Familiar (IPF), destacó ayer un dato preocupante: uno de cada cinco embarazos termina en aborto y una de cada tres mujeres ya había abortado con anterioridad. En opinión del presidente del IPF, Eduardo Hertfelder, "las cifras de Sanidad confirman la desastrosa evolución del aborto en nuestro país, consecuencia lógica del abandono de las mujeres por parte de las administraciones". En su opinión, "es inconcebible que en pleno siglo XXI las mujeres en España se sigan viendo abocadas al drama del aborto".
Hertfelder ha recordado que ya vaticinó en la subcomisión que estudia la nueva Ley del Aborto que los abortos volverían a crecer un diez por ciento con respecto al año anterior.
Ha denunciado la "incongruencia" de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, quien ha declarado tras difundirse los últimos datos del Ministerio de Sanidad que "el incremento de los abortos demuestra que hay que reformar la ley".
El presidente del IPF ha recomendado al Gobierno que "admita la realidad" de que la actual normativa es ya "un coladero" para toda aquella mujer que quiera abortar, ya que aducen riesgos psicológicos el 97 por ciento de ellas, y hasta el 99,5 por ciento en el caso de las jóvenes de menos de veinte años.
Ha considerado que la solución a este problema no es ampliar los plazos de aborto libre, sino ofrecer recursos a las mujeres que les permitan seguir adelante con su embarazo, así como simplificar los trámites para la adopción.
Tras alegar que en España se produce un aborto cada 4,7 minutos, lo que significa más de trescientas al día, ha pedido al Ejecutivo que "rectifique" la actual normativa, en lugar de "mirar para otro lado y decir que la solución es promover aún más el aborto".
Publicado el 3 Diciembre 2008 - 8:35am

No hay comentarios: