martes, 9 de diciembre de 2008

 
Posted by Picasa

DEJEMOS QUE EL NIÑO CALIENTE EL ALMA DE NUESTROS HOGARES

1 comentario:

FORO HUMANITAS dijo...

Una ciudad rodeada de hielo, de frio, de indiferencia. Le falta espíritu, corazón, calor de hogar. Un niño se asoma sonriente por encima de la montaña helada. Quiere darnos el amor que nos falta. Yo veo en esta imagen un bonito anuncio de la Navidad: Un Niño, el Niño Dios, viene a poner calor en nuestra humanidad, alegría en nuestras relaciones. Lo debemos acoger con gratitud. Es un regalo de Dios. Es Dios que se hace regalo. FELICIDADES A TODOS. Juan García Inza